La alegría, la base de la crianza

Estamos en un mundo que cada vez se mueve con mayor rapidez. Queremos que todo pase de manera inmediata, buscamos resultados rápidos y eficientes, que no nos hagan perder mucho tiempo… Porque cada vez tenemos menos tiempo, menos paciencia, menos disponibilidad. Pero resulta que llegan estas pequeñas personitas, que lo único que necesitan de nosotros, es aquello de lo que ya no tenemos: tiempo, pero no cualquiera, tiempo de calidad.

Ellos necesitan de nuestra paciencia, de nuestra dedicación, de nuestra disponibilidad y disposición para dar lo mejor de nosotros. Y esto se logra con alegría, con alegría auténtica. Porque los niños y niñas aprenden mejor cuando están en un ambiente tranquilo, pacífico y armonioso. Los procesos de aprendizaje son mucho más eficientes cuando saben que nosotros como adultos, estamos dándoles lo mejor de nosotros, de nuestro tiempo, de lo que somos.

en la vida no todo es blanco o negro… hay un sinfín de colores que nos muestran que las cosas se pueden hacer de mil y una maneras

Cuántas veces nos enfrascamos en maneras de hacer las cosas, y nuestros hijos, estos seres sabios, nos muestran que en la vida no todo es blanco o negro… hay un sinfín de colores que nos muestran que las cosas se pueden hacer de mil y una maneras, y esto solo lo logramos aprender los adultos, si estamos llenos de alegría y disposición de aprender en este proceso tan increíble que es la crianza.

Enseñemos y criemos desde el amor, desde la comprensión, desde la entrega y desde entregar lo mejor de lo que somos y tenemos. Si somos más felices, nuestros hijos también lo serán y aprenderán de manera más agradable todo lo que tenemos para enseñarles.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *